martes, 1 de julio de 2014

50. Testigo de una vida


Leer el cuento
Si pensáis que no se puede pedir cuento más rebuscado que el anterior “La recaída”, os equivocáis. Nuestra querida jefa del taller de relatos, es decir, la 'buena' de doña Esther, nos exigió que nos convirtiéramos en un ente inanimado –nos dio varias opciones que no desvelaré, por dar un poquito de intriga a la 'obra'- para después, desde esa posición de objeto, comportarse como una persona. Y que lo hiciéramos con narrador testigo. Aunque, según la profe, yo utilicé un narrador equisciente; el que sólo conoce y cuenta lo que ve. Todavía estoy intentando averiguar cuál es ese matiz que los diferencia. Cincuenta cuentos y aún con estas lagunas.

En “Testigo de una vida” -la de doña Manuela- se derramó mi frágil vena poética, teniendo que correr, en muy malas condiciones, al hospital más cercano para que me aplicaran un torniquete.

Y de banda sonora, el que para muchos es el mejor tema del que para muchos es el mejor grupo de la historia, The Beatles, A day in the live. Un día en la vida de nuestro protagonista.




Ya atisbo sobre el cerro el halo magenta que presagia deslumbrantes y tibios rayos solares, que secarán las gotitas que lentamente pasean por mi desnivelada piel. El último rocío. Mañana seré pasado y me borraré de la memoria de aquellos a los que quise.

Escucho el ronco movimiento del camión que transporta a mis ejecutores, a los encargados de hacer pedazos mi vida y todo con lo que he convivido durante tantos años. Unas veces compartiendo dolor y muchas disfrutando de la dicha de los seres amados.

Los últimos momentos con los míos fueron para despedir, hace unas semanas, a doña Manuela. A dos metros de distancia de mí, se abrió el portón del lúgubre vehículo donde introdujeron, dentro de una luminosa caja de nogal, a la anciana que siempre se preocupó de mantenerme limpio y lustroso y que, en sus primeros años, jugaba a mis pies con una desgastada muñeca de cartón, mientras me cantaba tonadillas en un lenguaje que sólo ella y yo conocíamos.

Aquella niña de reluciente organdí que, acompasada por el tañido de las campanas, caminaba exultante hacia la iglesia del olivarero pueblo para recibir su primera comunión. Su preciosa melena estaba ataviada con una corona de rosas secas, que durante el otoño habían crecido con el mismo sol que templaba mi espalda.

La joven, que yo seguía viendo como una chiquilla, se apoyaba en mi brazo, mientras Ernesto, que acabaría siendo su esposo, le regalaba los últimos besos del día, a los que ella correspondía con la más dulce respuesta, siempre avizor de la mirada de sus padres.

Recuerdo el azul plata de aquel coche americano que la recogió el día de su boda. Portaba un elegante traje con una larga cola que intenté sujetar para que no se manchara. Tuve que conformarme con admirar cómo ensalzaba su adulto y a la vez delicado cuerpo de mujer. Aquella tarde no eran gotas de rocío las que resbalaban por mi faz.

La recibí feliz de su luna de miel, que se me hizo eterna, aunque aquel viaje a Granada duró apenas una semana. A la vez quedé triste, porque las noches no volverían a ser como antes, cuando caía en mis brazos mientras los de Ernesto la rodeaban.

Transcurridos unos años, volví a disfrutar con sus hijas Lucía y Marta, que pasaban los días jugando a mi vera, con muñecas, con casitas, con coches que me cosquilleaban el lomo, y con balones, aunque recibiera pelotazos de vez en cuando.  Sin embargo, compensaba, pues Manuela me curaba con friegas.

También sentí la cercanía, primero de la mayor y, pasado unos años, de su hermana, del amor compartido con sus príncipes antes de recogerse, que su madre percibía condescendiente a través del cristal, rememorando tiempos pretéritos.

Ahora, después de tanto tiempo, mi existencia es intranscendente. Me iré y tal vez otro me sustituya. Tras el adiós de la señora, que hacía años perdió a su Ernesto, las chicas, cada una en su hogar, prefirieron vender la casa. Los nuevos dueños han decidido reconstruirla, diseñando una nueva distribución que cambiará las entradas de luz. Y a mí, viejo y humilde alféizar, me quedan unos minutos, con suerte, unas horas, de contemplar ese cerro y el pueblo entre olivos que cobija y desaparecer abatido por las mazas de unos gigantes rubios, venidos de más allá del Danubio, que van golpearme sin piedad.


Gracias por leerme. Puedes dejar tu comentario y compartir en las redes sociales picando en los botones de abajo. Hasta la próxima.
 Cuentón
Siguiente entrada              

6 comentarios:

  1. Yb ignorante en la materia no se que tipo de narración has empleado pero el cuento me ha parecido precioso. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. En cuanto al tipo de narrador, mejor dejarse llevar y no preocuparse por ello. Sobre todo si eres el lector.

      Eliminar
  2. Cuentón, te lo ruego, haz el favor de no abusar de novatos como yo. Enhorabuena por este trabajo. Tiene maestría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo. Trabajo de aprendiz.
      Tú si que manejas el relato.
      http://jfbmurcia-mividaenfotos.blogspot.com.es/

      Eliminar
  3. Interesante visión, sí señor. Me da a mí que tu querida maestra disfruta viendo como humean tus entendederas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran amante de la casquería. Creo que su plato favorito es el de sesos fritos. Eméritos saludos, Luis.

      Eliminar

Espero tu comentario